Control de registro y multas

En Bélgica, el control de acceso a una zona ambiental de LEZ (zona de baja emisión) se realiza no tan sólo mediante control policial, sino sobre todo por cámaras inteligentes (Reconocimiento automático de matrículas, siglas en inglés ANPR).
Estas cámaras fijas y móviles capturan cada matrícula y la comprueban con una base de datos central. En el caso que un vehículo no haya sido registrado previamente o, en el caso de que el tipo de registro según la clasificación EURO no sea pertinente, y no haya adquirido excepcionalmente un ticket ambiental, será objeto de una multa de 150 € a 350 € que recibirá por correo. En caso de reincidencia, podrían imponerse multas de superior cuantía.

En caso de infracción, el poseedor del vehículo recibirá en primer lugar un informe realizado por la autoridad competente, en el que se indicará el procedimiento y que expondrá los hechos. Posteriormente, el poseedor del vehículo recibirá la multa por medio de otra carta certificada.

En el caso de los vehículos extranjeros, la notificación de una multa puede tardar un poco más porque el propietario del vehículo debe determinarse con otras bases de datos nacionales de la UE. Sin embargo, todas las multas de las zonas medioambientales de LEZ belgas se aplicarán en el territorio de la UE, ya que la sanción es, en cualquier caso, superior a 80 euros de la UE y, por lo tanto, superándose este umbral, serán perseguibles de acuerdo con la legislación más reciente de la UE.